Miercoles, 24 de Abril de 2019
26.02.2019
Piñera, Venezuela y el miedo del gobierno
Por: Cristian Cuevas Zambrano
Mesa Nacional de Nueva Democracia - Frente Amplio


En otro nefasto capítulo de la impresentable política internacional del gobierno chileno, Piñera decidió viajar a Cúcuta, Colombia a participar directamente de una supuesta entrega de ayuda humanitaria al pueblo venezolano.

Se trata de un viaje con evidentes fines propagandísticos, plenamente alienado con la estrategia intervencionista del gobierno norteamericano y sus aliados, donde se pretende desestabilizar al gobierno bolivariano mediante una falsa operación de ayuda humanitaria que ni siquiera la Cruz Roja Internacional ha reconocido como válida.

Además de mostrar una vergonzosa sumisión a los dictámenes de la política internacional de Donald Trump, a partir de su implicación directa en la crisis venezolana Piñera busca desviar la atención de l@s chileno@s de los problemas del país.

Piñera sabe que comienza un año difícil para su gestión. Al igual que en 2011, su gobierno parte el segundo año de gestión con un débil 42% de aprobación y todo su aparato político comunicacional está organizado para tratar de que no se vuelva a repetir la debacle política de 2011.

El gobierno tiene miedo. Sabe que detrás de la masiva indignación social provocada por el “patrón” del Lago Ranco o por la apropiación del propio Piñera de la rivera del Lago Caburga se incuba un malestar de mayor magnitud.

El gobierno tiene miedo. Sabe que la movilización feminista de marzo se viene con todo. Sabe también que las expectativas económicas internacionales son negativas, no siendo pocos los analistas que prevén una nueva crisis financiera global en un escenario de guerra comercial entre los grandes bloques comerciales mundiales.

El gobierno tiene miedo. Están conscientes que miles de estudiantes de educación superior perdieron la gratuidad y que la crisis socioambiental de Quintero-Puchuncaví no se ha solucionado en absoluto y que nada impide que se vuelvan a repetir en el mismo territorio o en otra de las tantas zonas de sacrificio repartidas por Chile.

El gobierno tiene miedo, y para mantener contenta a su base de apoyo político, el ministro de salud no duda en emitir juicios tan ignorantes como xenófobos respecto del VIH y la ministra de educación realiza una campaña de mentiras flagrantes, criticada hasta por partidarios del propio gobierno. Para agradar a su base de apoyo empresarial, Piñera proyecta recortar derechos laborales, limitando la indemnización por año de servicio, situación que mantiene en alerta a trabajadoras y trabajadores de todo el país.

El gobierno tiene miedo y Piñera se la juega por desviar la atención anunciando un mundial de fútbol imaginario o interviniendo de modo impresentable en la crisis venezolana, para tratar de que olvidemos la tragedia ecológica de las miles de hectáreas de bosque nativo que se están calcinando en la región de Aysen.

El gobierno tiene razones para estar preocupado. Son las mismas razones que nos obligan como Frente Amplio a estar atent@s, a promover la organización de las comunidades, a canalizar creativamente el descontento y la esperanza.

El gobierno debe preocuparse ya que somos much@s l@s convencid@s en que otro Chile es posible.
OTRAS NOTICIAS
Fundación Emerge
fundacionemerge.cl
www.fundacionemerge.cl - 2019